lunes, 28 de marzo de 2016

Yo, el viejo olivo


He visto pasar muchas generaciones de varias civilizaciones.
Se han abrazado a mi tronco íberos, fenicios, griegos y romanos.
Mis ramas han vivido amores. Corazones, flechas y letras  grabadas son  testimonio de ellos.
Me han cantado grandes poetas como Lucrecio, Marcial, Miguel Hernández, Lorca o Machado.
Algunos tenemos nombre, como Domiciano, el olivo portugués de 6,9 metros de diámetro en su tronco y con más de 10 toneladas de peso.

A todos he dado lo mejor que tengo.
He dado el mejor de mis frutos.
Mi aceite ha recorrido mundos.
Pero ya no me valoran, me venden.
No es momento de emociones.
Me han arrancado de mi hábitat.
La crisis ha podido con mis hermanos españoles, pero también con mis primos griegos, portugueses, italianos y franceses.
Ahora, decoramos jardines en Oriente Medio, fincas de recreos particulares, campos de golf y rotondas.
Mi tronco retorcido hace honor a los giros de la Tierra durante años.
Quiero reivindicar que no soy una estructura verde. Soy historia viviente.
¡Soy un ser vivo!
¡Soy Patrimonio!

@camachomanarel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

BIenvenido al espacio de comentarios.
Es el lugar en el que el Equipo de profesores comparte ideas, admite sugerencias o nuevas informaciones.
La redacción es sencilla como puedes apreciar y solo pedimos que sea en un tono respetuoso y que aporte perspectivas plurales al tema de la educación .
Los adultos de la Tribu ahora tienen que educar incluyendo una cultura emergente que estamos creando, entre todos, al introducir la interacción virtual que nos facilita la tecnología.
Muchas gracias por compartir tu tiempo y tus comentarios