sábado, 19 de noviembre de 2016

EL OLIVO NO TE DEJARÁ INDIFERENTE

Me ha costado mucho escribir esto, por una razón muy simple, “El Olivo” es una película que emociona y cuando una emoción te embarga, es muy difícil encontrar las palabras adecuadas para describirla. Hay un antes y un después de “El Olivo”, es una película que te invita a reflexionar.



Ya han pasado casi siete meses desde que la vi, en el pre-estreno de Valencia, gracias a la invitación de Bernat Llopis. Aun así, aunque algo lejanos, los recuerdos permanecen vivos, y que mejor que ahora, para recordarla, ya que “El Olivo” es candidata, nada menos que, si no he contado mal, a 14 nominaciones a los premios Goya.



“El Olivo” transcurre en esa España del “boom inmobiliario” en la que por un puñado de euros, cualquiera vendía su alma al diablo sin pensar en las consecuencias. Lo mismo pasó con el patrimonio arbóreo de la Comunidad Valenciana, un expolio difícil de recuperar. Los olivos milenarios eran arrancados de raíz y condenados al exilio en cualquier centro comercial o en la multinacional de turno.

El padre de Alma, la protagonista, también cayó en la trampa y se equivocó, porque los padres también cometemos errores, condenando así al abuelo, un personaje con marcado acento valenciano y que despierta una gran ternura, al más absoluto silencio.

Alma, que profesa un amor infinito por su abuelo, no se resigna y aun teniéndolo todo en contra, emprende un viaje plagado de dificultades, para conseguir retornar el olivo a su entorno y devolverle la voz y la sonrisa a su abuelo.





Alma, decide abandonar su trabajo en la granja de pollos, con ayuda de sus amigas, que más que amigas, son las hermanas que no ha tenido, que están dispuestas a encubrirla. Alma se lanza a perseguir un destino incierto, repleto de incertidumbre, pues a veces las cosas no acaban como uno quiere.

Alma, es capaz de cualquier cosa para conseguir su objetivo, se salta las normas, miente y embauca a quien se le ponga por delante, entre ellos, su novio, capaz de ir al fin del mundo por ella y su tío, que más que un tío es un segundo padre.




“El Olivo” es una película que no dejará indiferente a nadie y que tiene todos los ingredientes para triunfar. 

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Matinal de cine IES "Vega de Mijas" Las Lagunas, Mijas (Málaga). 8 de noviembre de 2016

“ ¿ Qué peli es esa, seño?” Lógicamente su nombre no les era familiar, no era una de esas películas que arrasan entre los jóvenes, no era americana, tenía como título el nombre de un árbol. Poco enganche.
Por suerte somos viejos conocidos el grupo y yo y su confianza me permite engancharlos a lo que sea.
Allá fuimos, yo con la seguridad de disfrutar de nuevo de las historia que me hizo vibrar y estremecerse en su estreno, ellos con incertidumbre y la coletilla de “ Seño, yo hubiese preferido otra”.
Silencio. Música. Imágenes que callan a cualquier masa de hormonas, historias que acarician cualquier alma sea de la edad que sea, mensajes que llegan por su actualidad, otros por su inmortalidad.
Se hizo el silencio en ellos con las escenas entrañables, las carcajadas con el carácter de la protagonista junto con sus dos cómicos acompañantes de aventura, el silencio sepulcral en el clímax del film. Mientras las profes a moco y risa tendidos, permítaseme el nuevo refrán.
A la salida: “ Seño, pues me ha gustado mucho, con ese título...no me convencía pero me ha encantado la historia” , me decía una alumna. “ Pues no me ha gustado nada el final” relataba otra, “ Pues no ha sido para tanto” mascullaba uno al fondo, “ Al menos es una historia diferente” explicaba otra vocecilla.
Ahora toca trabajar con tan bello relato y todos los valores en él incluidos. Nos vemos pronto por aquí.

Irene Barroso Zarco, tutora de 3º ESO C. IES Vega de Mijas.

Estas son las opiniones de algunas de nuestras compañeras